Los motores de los automóviles están compuestos por una serie de sistemas que garantizan su correcto funcionamiento. Poner el motor en marcha es tan sólo el inicio, ya que una vez arrancado, entran en acción un conjunto de procesos para garantizar que el motor trabaje en óptimas condiciones aportando el máximo desempeño al más mínimo esfuerzo.

Uno de esos sistemas es el de enfriamiento del motor o refrigeración, como también se le conoce. En este artículo te hablaremos qué es, su importancia, sus principales componentes y cómo influye el sistema de refrigeración en el funcionamiento del motor y en el automóvil en general.

¿Qué es un sistema de enfriamiento?

Los motores de combustión interna que son los utilizados en la mayoría de los automóviles, máquinas y motocicletas en la actualidad, transforman energía calórica en energía mecánica para poner el vehículo en movimiento. Sin embargo, no pueden transformar el 100% del calor que producen en energía mecánica. Es allí donde el sistema de refrigeración entra en juego.

El sistema de enfriamiento es un grupo de elementos que, al trabajar en conjunto, proveen al motor la temperatura adecuada para su funcionamiento. Si el motor se encuentra a bajas temperaturas, se pierde potencia y se aumenta el consumo de combustible, y si trabaja a temperaturas muy altas, pone en riesgo de fundición a las piezas del motor.

Existen dos tipos de sistemas de enfriamiento, por agua o líquido refrigerante y por aire.

Sistema de enfriamiento por aire

Foto de un sistema de enfriamiento por aire en un vehículo

El sistema de refrigeración por aire ya casi no es empleado por los fabricantes, pero consiste en exponer las piezas del motor como los cilindros, las camisas de cilindro y la cámara de combustión a una corriente de aire.

Tienen un diseño que permite que el aire circule a través de los componentes del motor y unos conductos que sirven como guía para dirigir el aire a donde más se le requiera.

Esta corriente de aire puede ser natural (atmosférica), o impulsada por una turbina. Este sistema de enfriamiento fue empleado en automóviles pequeños y económicos de fabricar en su época, donde no había espacio para un sistema de enfriamiento por refrigerante.

En la actualidad, se utiliza en motocicletas o en motores pequeños como los de máquinas de jardín.

Sistema de enfriamiento por refrigerante

El sistema de enfriamiento por líquido refrigerante o por agua, consta de una bomba, un termostato, el líquido refrigerante, un radiador y un ventilador. Este grupo de elementos hace circular el refrigerante alrededor de las piezas más calientes del motor disipando el calor y otorgando la temperatura adecuada de funcionamiento.

Es el más empleado por los fabricantes y el más confiable, gracias a su tecnología y eficiencia.

La bomba hace circular el líquido refrigerante a través de ductos que se encuentran en el bloque del motor y la cámara de combustión. Estos ductos están alrededor de los componentes más calientes.

El líquido recoge todo el calor, lo saca del motor y lo disipa en un radiador, fijado en la parte delantera del compartimiento de motor.

El radiador disipa el calor mediante una corriente de aire producida por el movimiento del automóvil o por un ventilador. El ventilador puede ser electrónico, mecánico o electromecánico según el fabricante y el modelo del automóvil.

La temperatura del refrigerante es regulada por un termostato, que mantiene el sistema de enfriamiento del refrigerante desactivado cuando el motor está por debajo de su temperatura adecuada y activa el sistema cuando las temperaturas están por encima de las recomendadas para el funcionamiento del motor.

Mecánico cambiando una pieza del sistema de enfriamiento por refrigerante

¿Qué funciones cumple?

Las funciones de un sistema de refrigeración parecen obvias, pero van mucho más allá de lo que se cree. A continuación, enlistamos las más importantes:

  • Aportan al motor la temperatura óptima de funcionamiento, enfriándolo cuando está muy caliente y dejando de funcionar, para que el motor alcance la temperatura adecuada.
  • Protegen al motor y sus componentes de fundirse por sobrecalentamiento.
  • Alargan la vida útil de todo el conjunto motor-automóvil.

¿Cuáles son sus componentes?

En los sistemas de enfriamiento por refrigerante los componentes son los siguientes:

  • Bomba. Por lo general es mecánica y genera presión al líquido refrigerante dentro del sistema.
  • Radiador. Disipa el calor del líquido refrigerante y en ocasiones, su tapa funciona como termostato principal o auxiliar.
  • Ventilador. Se encarga de asistir al radiador en la disipación del calor aplicando una corriente de aire fresco.
  • Mangueras y ductos. El líquido circula a través de ellos.
  • Termostato. Se encarga de activar o desactivar el sistema de enfriamiento para regular la temperatura según sea necesario.
  • Líquido refrigerante. Es el encargado de recoger el calor generado dentro del motor durante el proceso de combustión, para luego ser disipado.

¿Por qué es importante contar con un correcto sistema de enfriamiento?

El papel que juega el sistema de enfriamiento es sumamente importante, brinda protección al motor y alarga la vida útil de sus componentes. Lo que significa, un ahorro en reparaciones y evitar fallas realmente lamentables.

El correcto funcionamiento del sistema de enfriamiento es fundamental para garantizar el buen trabajo del motor y todos sus componentes.

En GRUPO HERRES contamos con los siguientes elementos que influyen en el buen funcionamiento de un sistema de enfriamiento.

Cuando es necesaria una revisión del sistema

La revisión al sistema de enfriamiento debe ser periódica a fin de detectar alguna falla evidente. Las fallas más comunes son pérdida de líquido refrigerante, mangueras blandas o infladas, aspas del ventilador dobladas, golpeadas o deterioradas y problemas generales de recalentamiento. Son fallas que requieren de revisión en el sistema de enfriamiento.

Al tratarse de un sistema de suma importancia para el buen funcionamiento del motor y para alargar la vida útil de sus componentes, es recomendable montar componentes de buena calidad y usar líquido refrigerante en lugar de agua, ya que el agua se evapora más rápido y oxida los componentes.

Una revisión periódica o detectar alguna de las fallas antes mencionadas, evitan daños considerables en el sistema de refrigeración y en todo el motor.

¿Sabes si el sistema de enfriamiento de tu vehículo funciona correctamente? Te ofrecemos asesoría personalizada. Contáctanos

Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. ¡Pregúntenos sus dudas!